Cuáles son las setas comestibles más comunes en España

Cuáles son las setas comestibles más comunes en España
Imagen: lacocinadebender.com

Una actividad muy extendida en España es la de recoger setas. En los bosques de las diferentes regiones españolas encontramos una gran variedad de setas entre las que hay comestibles y tóxicas. Es importante tener conocimientos y saber diferenciar las distintas especies para evitar posibles problemas graves de salud. En este artículo de unComo te mostramos una selección de cuáles son las setas comestibles más comunes en España para que las conozcas y sepas reconocerlas.

Champiñón silvestre (Agaricus campester)

El champiñón silvestre es una de las setas comestibles más conocidas y recolectadas en España. Esta variedad presenta una sombrero de color blanco que tiende hacia un tono grisáceo o rosado y con un tamaño que varía entre los 3 y 12 cm de diámetro. Sus láminas son de un color blanco rosáceo que evoluciona hasta un tono marrón oscuro y luego a negro.

El champiñón silvestre es una seta de sabor y olor muy agradable que aparece desde el inicio de la primavera hasta el final del otoño en prados y pastizales. Igual que sucede con todas las variedades cosmestibles Agaricus, es aconsejable no recolectar las setas maduras con láminas negras para evitar problemas de digestión.

Imagen: www.jardinesdesevilla.es

Oronja (Amanita Caesarea)

Son muchos los que consideran a esta variedad como una de las mejores setas comestibles de España, es exquisita y puede consumirse de varias formas. La Oronja es de sombrero bastante grande con un diámetro que varía entre los 8 y 25 cm y de color anaranjado que tiende en ocasiones hacia un tono amarillento. Sus láminas son numerosas, anchas y de color amarillo pálido que evoluciona hasta un amarillo dorado.

Este ejemplar lo podemos encontrar a principios del otoño en plena temporada de verano tanto en bosques de encinas y alcornoques como en terrenos calcáreos, bajo castaños y robles.

Imagen: www.cestaysetas.com

Boleto cosmetible (Boletus Edulis)

El boleto comestible, también conocido popularmente como "hongo" o "calabaza", es una seta de excelente consideración por aficionados y cocineros profesionales. La clave de su éxito está en su exquisito sabor tirando a dulzón, textura y consistencia. Se caracteriza por un color variable, de tono blanquecino cuando es joven que se acaba convirtiendo en un tono pardo, marrón a medida que envejece. Además un rasgo que la diferencia del resto de setas es su cutícula viscosa y húmeda, aunque ésta la va perdiendo con la edad.

La seta boleto comestible se puede encontrar desde el final del verano hasta finales de otoño bajo frondosas o coníferas.

Imagen: www.setasytrufascampioni.com

Níscalo (Lactarius Deliciosus)

El níscalo es otra de las setas comestibles más comunes en España, ya sea por su buen sabor y abundancia. Es reconocible por su sombrero convexo, quebradizo y carnoso que puede llegar a tener hasta 15 cm de diámetro. Presenta un color anaranjado-rojizo y a medida que madura aparecen algunas manchas verdes. Sus láminas inferiores son naranjas y bastante apretadas.

Esta variedad comestible aparece en la temporada de otoño y a principios de invierno en pinedas jóvenes.

Imagen: www.cl.all.biz

Rebozuelo (Cantharellus cibarius)

El rebozuelo es también una seta comestible muy común en España, además es fácil de reconocer por su sombrero en forma de embudo y su color amarillento. Presenta también unas láminas a modo de pliegues en un color amarillo y una cutícula seca que se puede separar con facilidad.

Es una seta excelente para consumir, muy carnosa con un sabor afrutado y un toque amargo en alguna ocasiones. El rebozuelo podemos encontrarlo en otoño en bosques de robles, hayas y pinos.

Imagen: www.asturnatura.com

Trufa Negra (Tuber Melanosporum)

La trufa negra es una seta subterránea de color marrón-negro y superficie verrugosa que es muy apreciada por su gran valor culinario. Es una variedad comestible excelente que se recolecta con la ayuda de perros adiestrados para localizarlas y que crece en áreas de terreno calizo en las raíces de árboles como encinas, quejigos y avellanos.

Para que la trufa negra fructifique son estrictamente necesarias las lluvias de julio y agosto, la recolección de esta seta se lleva a cabo desde primeros de diciembre hasta el mes de marzo.

Imagen: www.consultatodo.com

Si deseas leer más artículos parecidos a Cuáles son las setas comestibles más comunes en España, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades recreativas.