Compartir

Cómo saber si una seta es venenosa

 
Por Mariola Báez. 10 febrero 2021
Cómo saber si una seta es venenosa

El mundo de las setas es tan apasionante como complejo, tanto por la gran variedad de setas y hongos que podemos encontrar repartidas por nuestros bosques, como por la dificultad que entraña diferenciarlas con total seguridad. Según señala el Instituto Nacional de Toxicología y Ciencias Forenses, en la Península Ibérica están catalogadas 1.500 especies de hongos superiores, de los cuales unos 100 contienen sustancias tóxicas más o menos potentes.

El número de personas aficionadas a la micología no deja de crecer, porque coger tu cesta y salir a recolectar setas disfrutando del entorno natural es un verdadero placer. No obstante, si te interesa este tema, debes saber que son muchas las asociaciones o agrupaciones micológicas que ofrecen cursos de iniciación e incluso ofrecen excursiones programadas para un primer acercamiento a las setas. Es una buena forma de empezar a conocer las claves para identificar este verdadero manjar culinario que, también, puede entrañar riesgos de intoxicación alimentaria o incluso de muerte.

Para evitarlos, es esencial tener en cuenta cómo saber si una seta es venenosa, y desde ya te advertimos que no siempre resulta sencillo. El primer consejo y el más importante es tener claro que no debes comer nunca una seta si no estás absolutamente seguro de que no es venenosa. Pese a la dificultad del tema, en este artículo de unCOMO te damos algunas pistas para principiantes en las que debes fijarte, porque te ayudarán a distinguir las setas que puedes meter en tu cesta y las que es mejor dejar donde están.

A primera vista

Si eres novato en la micología y en la recolección de hongos, tu primer objetivo debe ser ‘entrenarte’ en una primera identificación de setas. Por precaución, en un primer vistazo debes descartar cualquier seta que presente un aspecto deteriorado, tal vez por lluvias o heladas, por estar rota o partida, o incluso porque tiene algún tipo de parásito. En cualquiera de estos casos, hay que desecharlas por dos motivos:

  1. Puede no ser venenosa, pero tal vez está en mal estado y, por eso, no es aconsejable comerla.
  2. Probablemente su aspecto está alterado por los agentes externos, lo que provocará que su identificación certera resulte más difícil.

Hay que recordar que el problema de las setas es que puede haber dos muy similares, casi iguales, pero una es venenosa y otra comestible. Ocurre por ejemplo con la Amanita caesarea y la Amanita muscaria, la primera inofensiva y la segunda tóxica, o con las distintas especies que forman la familia de los apreciados boletus.

Por último, no te fíes del tamaño. No tiene nada que ver en lo que a toxicidad se refiere. Hay setas pequeñas que guardan en su interior potentes venenos.

Si eres principiante y quieres conocer más del mundo de la recolección de setas, visita nuestro artículo Cómo recoger setas.

Cómo saber si una seta es venenosa - A primera vista

Colores y olores

Setas y hongos pueden sorprendernos con multitud de formas, tamaños y colores. Algunos nos resultan familiares y hacen que pensemos que tenemos entre manos alguno de los distintos tipos de setas comestibles más comunes, como los níscalos, los boletus, la seta cardo o los champiñones. Aunque nos resulten familiares, hay que estar seguro del todo antes de considerarla apta para nuestra cesta. En este sentido, fíjate en algunos detalles si te preguntas cómo saber si una seta es tóxica:

  • No te fíes de los colores llamativos como los rojos, anaranjados fuertes o verdosos, porque son muchas las setas tóxicas que los muestran, haciendo que resulten tan llamativas como peligrosas. Si ves estos tonos, no solo en la parte superior sino también en el tallo, mejor déjala.
  • Otro pequeño truco que debe ponerte sobre alerta es comprobar que al cortar el tallo (en el punto de recolección o en el momento de cocinar) este cambia de color y adquiere un tono azulado o incluso suelta algún tipo de líquido lechoso. En ambos casos, no la comas. Evita el riesgo.
  • Por último, una seta que desprenda un olor desagradable o que recuerde a algún compuesto químico, seguramente no es comestible.

Hay muchos lugares en España conocidos por ser muy buenos para recolectar setas. Descubre algunos de ellos en nuestro artículo Los mejores lugares para recoger setas en España.

Cómo saber si una seta es venenosa - Colores y olores

Láminas blancas, anillo y volva

Las láminas, el anillo y la volva son tres elementos fácilmente reconocibles que suelen aparecer en muchos tipos de setas venenosas, sobre todo las de la familia de las amatitas, algunas muy tóxicas. Presta atención a esos tres elementos:

Debajo de la zona superior (sombrero) se encuentra el himenio, donde la seta guarda sus esporas. Puede presentar distintas formas como minúsculos tubos, poros o bien láminas. Cuando recolectes una seta, dale la vuelta y fíjate en si el himenio tiene forma de láminas y en si éstas son blancas. Si es así, es un hongo potencialmente peligroso.

Comprueba también si en el tallo aparece algún pliegue en forma de anillo. Puede que veas uno o incluso dos. Es otro aviso de posible toxicidad.

Por último, es importante coger la seta en su totalidad y no cortarla a ras de suelo para que puedas ver el final del tallo. Muchas de las amatitas más dañinas para el ser humano presentan un ensanchamiento en ese extremo final, lo que se conoce como volva. Esta característica también puede ser indicativo de peligro.

Si aprecias esos tres elementos, por precaución es preferible no coger ese hongo.

Cómo saber si una seta es venenosa - Láminas blancas, anillo y volva

Velo

Es otra pista que debe ponerte sobre aviso. Algunas setas no comestibles presentan una especie de telilla casi trasparente, como un ligero velo, en la zona del tallo o bien bajo el sombrero. Es otro posible indicativo de seta venenosa.

Cómo saber si una seta es venenosa - Velo

Color de las esporas

A la hora de recolectar setas en el bosque, es aconsejable llevar un pequeño papel o cartulina con el que puedas ver fácilmente el color de las esporas que suelta el hongo en el momento de cogerlo. Cuando tengas la seta en tu mano, pon bajo el sombrero la cartulina, mueve un poco la seta recolectada y observa el color de las esporas que suelta. Si son muy oscuras o presentan tonos rosados, puede ser tóxica.

Si quieres consultar los tipos de setas venenosos, te invitamos a visitar nuestro artículo Cuáles son las setas tóxicas más comunes en España.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo saber si una seta es venenosa, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades recreativas.

Consejos
  • Hay que insistir en que antes de comer una seta hay que identificarla sin margen de error. De lo contrario, siempre es preferible renunciar a ella dado el peligro, incluso de muerte, que puede entrañar.
  • Circulan muchos supuestos trucos 'infalibles' para diferenciar las setas comestibles de las venenosas, ¡cuidado con ellos! Por ejemplo, se dice que si acercas a una seta un objeto de plata, como una cuchara, y ese objeto permanece inalterable, sin ennegrecerse, la seta se puede comer. Los trucos de este tipo no tienen ninguna base científica y es peligroso recurrir a ellos. Solo la precaución y los conocimientos micológicos certeros garantizan una recogida de setas segura.

Escribir comentario

¿Qué te ha parecido el artículo?

Cómo saber si una seta es venenosa
1 de 5
Cómo saber si una seta es venenosa

Volver arriba