Cómo hacer el mantenimiento de las drizas

Cómo hacer el mantenimiento de las drizas

Todo patrón o tripulante tiene conocimiento de la importancia del mantenimiento del material. Cuidar el material diariamente dará unos resultados notables en duración del equipo y aspecto del barco para provocar la envidia de todo el pantalán.En el siguiente artículo ofreceremos distintos consejos para prolongar la vida de las drizas. Son elementos de mucho uso, y normalmente expuestos a las duras condiciones de la intemperie, sol, frío y lluvia.

Necesitarás:
Pasos a seguir:
1

Las drizas, cabos utilizados para izar o arriar las velas que soportan fuertes tensiones y trabajos.

2

Para prolongar su vida de las drizas se aconseja que vayan separadas en el puño de la vela.

3

Intentaremos evitar la ruptura de las drizas falceando o trincando con hilo de vela los puntos de la driza que ejerzan más presión, los ángulos de noventa grados y los stoppers son los puntos más conflictivos.

4

Debemos utilizar cajas de reenvíos y guíacabos desde el mástil hasta los stoppers para garantizar una mayor duración de las drizas.

5

Utilizaremos poleas de rodamientos para una menor fricción de las drizas. Es necesario revisar las poleas a menudo, ya que pueden quedar clavadas por la sal o se pueden romper los rodamientos por las tensiones generando así una mayor fricción al cabo nada buena para su durabilidad.

6

Intentaremos en la medida de lo posible no dejar las drizas sometidas al sol diariamente ya que es uno de los principales responsables del desgaste del material y de su rigidez.

7

Por ultimo, es muy importante limpiar adecuadamente todas las drizas utilizadas durante la navegación. Baldearemos siempre las drizas para disminuir la rigidez de éstas.

Si deseas leer más artículos parecidos a Cómo hacer el mantenimiento de las drizas, te recomendamos que entres en nuestra categoría de Actividades recreativas.

Consejos
  • Para determinar el desgaste de los cabos nos fijaremos en el difuminado del color, por lo general será el indicador que debemos cambiar el cabo. Un truco usado que nos puede salvar de un apuro, es invertir el sentido de los cabos, reposicionando así los puntos de mayor contacto y fricción.